• naiara.najera

"Las instituciones tienen que impulsar la accesibilidad cognitiva en el ámbito cultural"


Este año, las Jornadas Europeas de Patrimonio han acercado la cultura accesible e inclusiva a la ciudadanía de las tres provincias vascas. Sin embargo, algunas asociaciones de Euskadi llevan ya tiempo trabajando por una cultura accesible, como es el caso de Lectura Fácil. Lectura Fácil es una asociación que trabaja para hacer accesible la lectura, la cultura y la información a todas las personas, con especial atención a aquellas con dificultades lectoras. Hablamos de esto con Lina Ugarte, de Lectura Fácil Euskadi Irakurketa Erraza.



Foto: librosjamsa.com



Brevemente, ¿qué es Lectura Fácil y cuál es vuestro objetivo?

Lectura Fácil es un formato que permite hacer comprensible cualquier tipo de información y facilita la lectura del mismo. Esta lectura se puede aplicar a todo tipo de escritos o materiales, que pueden ser tanto administrativos como de literatura. El objetivo de los textos de lectura fácil es hacer el material accesible para aquellas personas que tienen dificultades. En este sentido, nos encontramos sobre todo con dos grupos; por un lado, las personas con dificultades transitorias como las personas que están aprendiendo un idioma o se están recuperando de algún problema puntual; y por el otro lado, tenemos a personas que tienen dificultades permanentes y siempre requerirán de estos materiales, como son personas con alguna discapacidad, que hayan sufrido un accidente o que tengan enfermedades como el Alzheimer.


¿Cuál creéis que es el papel de la cultura en la sociedad?

A través de la cultura uno transmite conocimiento y la identidad de un pueblo, sea cual sea. La cultura, aparte de transmitir esos conocimientos y darnos a conocer a nosotros mismos, es también ocio; tiene una parte de conocimiento y otra de disfrute. Lo tenemos tan interiorizado que no nos damos cuenta, pero a través de la cultura transmitimos nuestras costumbres, saberes y formas de ser que hace que las personas puedan comprendernos. Hoy en día, en esta sociedad multicultural en la que vivimos, la cultura nos permite la integración. Por un lado, las personas que vienen de afuera que traen sus culturas y saberes hacen que nosotros conozcamos lo de ellos y podamos comprenderlos mejor. Igualmente, ellos al llegar aquí conocen nuestras culturas, saberes y conocimientos, y les permite comprender mejor el lugar al que vienen. Esa comprensión y conocimiento hace que facilitemos la integración, tanto de las personas que vienen como nuestra integración con ellas. Esa integración nos enriquece a todos, nos permite convivir y tener la sociedad que tenemos.


¿Cuáles son, según vuestra opinión, los grupos con mayor dificultad para acceder a la cultura en Euskadi? ¿Y cómo podríamos acercarlos a ella?

Creemos que los grupos con mayor dificultad son los que te comentaba antes, que son los grupos con los que trabajamos nosotros. Son personas que tienen diversas dificultades con la lectura y la comprensión, como las personas con discapacidad, autistas, personas con dislexia, déficit de atención, así como las personas migrantes que desconocen el idioma. Aquí habría que diferenciar a los migrantes de Latinoamérica, por ejemplo, que por lo menos tienen la base del castellano, aunque no del euskera, con el resto de migrantes que no dominan ninguno de los idiomas que se habla aquí. En estos casos, el no conocer el idioma les restringe poder disfrutar de la cultura en castellano o euskera. Además, hay migrantes que a lo mejor tienen una base, que han sido alfabetizados en su país, pero hay otros en situaciones muy vulnerables. Ahí, la situación es más complicada, se mezclan más factores que no les permiten disfrutar de la cultura.


¿Qué pueden hacer las instituciones para garantizar la cultura accesible e inclusiva?

Tienen que seguir impulsando la accesibilidad cognitiva, que es por lo que trabaja Lectura Fácil. Para impulsar esa accesibilidad cognitiva la lectura fácil es una herramienta muy potente porque al poder aplicarla a todos los formatos no hace falta quedarnos en el ámbito de la cultura, sino que se extiende a todos los niveles de la sociedad. Es hacer accesible el conocimiento. Por ejemplo, nosotros trabajamos la accesibilidad a todos los documentos. En lo que respecta al ámbito cultural, tenemos libros adaptados en lectura fácil y otros que están creados desde 0 con las pautas de lectura fácil. Ese material lo usamos en nuestros clubs de lectura.


¿Qué papel debemos adoptar como consumidores de cultura para conseguir que esto suceda?

Impulsando estos grupos de lectura que acabo de comentar y dándolos a conocer se conseguirían muchas cosas. La verdad es que de estos grupos de lectura muy pocos son mixtos. En general, son de colectivos muy específicos como personas mayores, que están aprendiendo euskera o castellano, personas con síndrome de Down, autistas, etc. Estos grupos son muy importantes, pero nuestra pelea es que sean diversos y que venga cualquier persona porque el hecho de conocer esa dinámica te permite comprender más. Con lo que decía de la cultura, cuando conocemos que hay otras realidades nos hacemos más sensibles y facilitamos esa integración. El hecho de que las personas que no tienen dificultades lectoras vengan a un grupo de lectura no quiere decir que son menos, sino todo lo contrario. Vienen a un grupo donde se hacen dinámicas, donde se lee, se comenta, se comparte material, se fomenta esa parte más social de pertenencia a un grupo; es un intercambio de experiencias. Como lector o como persona en tu nivel intelectual no vas a venir a menos, sino que ese intercambio te enriquecerá. Al final, el tipo de material que estamos usando pasa a dejar de tener importancia, lo que tiene importancia es el compartir con otras personas.


Entonces, ¿consideráis que estos espacios para compartir son una buena herramienta para concienciar a la gente de la importancia de una cultura accesible e inclusiva? ¿Añadiríais más herramientas?

Los clubs y el compartir estas experiencias es una de ellas, pero llevar esto mismo a otros ambientes de la cultura como son los museos, teatros o conciertos es muy necesario. Las administraciones ya lo están haciendo; están trabajando en tener su información en lenguaje claro o lectura fácil. El ámbito jurídico también está dando sus pasos. Quizás en el caso de la cultura, siempre lo que tiene que ver con la lectura se asocia con la biblioteca, pero nosotros no solo trabajamos con las bibliotecas. Según lo que leemos, organizamos visitas a exposiciones, museos, salidas, etc. Tenemos que ir más allá y producir la información en un lenguaje accesible en estos otros espacios.


Para terminar, ¿cuáles son vuestros retos en el futuro?

Si bien estamos en las tres provincias, nuestro reto es seguir trabajando para llegar cada vez a más lugares y seguir creciendo nuestra red de colaboradores. En lo que tiene que ver la lectura fácil en euskera, que se llama irakurketa erraza, nuestro gran objetivo es que haya producción en euskera, es decir, que no se haga una traducción, sino que directamente se creen los materiales de lectura fácil en euskera. Ese es un gran reto.


14 views0 comments

Recent Posts

See All